miércoles, 8 de febrero de 2017



Hay veces que la tristeza llega antes que la razón, y en forma de enojo se expresa como primera reacción. Hoy tengo el corazón angustiado, escondido en un rincón hace un par de días, con lágrimas contenidas escondidas a tras de un unicornio que tapa los recuerdos para no enfrentar el mal trago de momentos de arrepentimiento de lo que a pesar de todo no se puede cambiar ni reconstruir, y tampoco retomar... En esta noche no queda mas que llorar por lo que fue y no pudo ser mas. Se que otro día volveré a estar mejor y otros días volverá el triste sabor de la nostalgia de sentirme en casa entre tus brazos.

No hay comentarios: