miércoles, 27 de agosto de 2008

No soy una persona que suela pensar mucho en el destino, pero acá estoy ahora pensando detenidamente, ¿por que pasan las cosas? cada una de las cosas que pasan...
Hasta las mas insignificantes, no es por pretender filosofar ni nada por el estilo, pero ¿por que? ¿como? ¿ese momento? ¿ese lugar?
Cuando parece que no puede estar peor, alga pasa y resulta que paresia mal! hasta las cosas mas insignificantes ( o no tanto), ese libro justo en ese momento, esa persona justo en ese lugar, o a quien no le pasa discutir con la radio por esa canción en ese instante. M pregunto ahora si cada persona tiene un algo específicamente que cumplir en la vida, si seguimos un mapa sin darnos cuenta...
¿ por que algunos tienen hijos y otros no? ¿ por que algunos pueden acabar con su vida y otros no? Son muchas las preguntas y pocas las respuestas, ¿ por que me es fácil escribir y no bailar? ¿ por que me es fácil escribir y no estudiar? ¿ por que siempre siento que podría escribir mejor?
y ese vacío de saber que no se, ese vacío de tener la sensación de que esta en frente y no verlo. Seguramente no soy la primera ni la ultima persona en preguntarlo, seguramente no soy la primer ni la ultima en no responderlo. Tal ves sean solo delirios de una noche de sueño sin ganas de dormir, pensando por no querer pensar, o quizás este la posibilidad de que todas nuestras vidas ya estén escritas...

3 comentarios:

Cariño dijo...

con cada cosa que hacemos o dejamos de hacer escribimos el destino



me parece

Enredada dijo...

Me pasé noches y días pensando eso...¿porqué?
Creo que el destino no está escrito, lo vamos ahciendo día a día, minuto a minuto, lo que nos pasa son consecuencias de nuestras acciones, de nuestro sentir.
Y si... pensemos en positivo, todo mejorará..
besos

ado dijo...

Uno mismo va co-creando, es decir, nosotros mismos tenemos la capacidad y la oportunidad de ser libres y de elegir a cada instante y por otro lado logicamente estamos influenciados por el contexto, nuestros recuerdos pasados y nuestras expectativas sobre el futuro.
Pero la veredadera oportunidad se nos da en el maravilloso y eterno presente, donde hasta las situaciones mas inesperadas pueden suceder, sencillamente porque la posibilidad de que ocurran es pobible y esta posibilidad constituye un acontecer permanente! cariños Vero